FÁBULA: EL PUMA Y EL RATÓN

“Con caridad el pobre es rico; sin caridad, cualquier rico es pobre”
Agustín de Hipona
Ahí radica la diferencia, la caridad no es lo mismo que ser caritativo, poniéndonos más prácticos eventualmente qué es más beneficioso para la sociedad una persona que da dádivas o alguien dadivoso; ya que la cuestión no es regalar por regalar, hay que saber qué obsequiar; ficción de generosidad representa la limosna pues en vez de contribuir, perjudica; coopera con la inalterabilidad del status quo, y ahí radica la deferencia. Hazmerreír son aquellos que quieren un mundo mejor, esto es lo mejor que llega; grandes donativos sólo traen pequeños apreciativos, contrariamente, socorro individual consigue acorro general; si nada más unos van a aportar entonces cuál es el chongo, o todos ponen de la suya o esto sólo es bulla, y para eso no se ayuda sino a ayudar se inculca. Ahora, sin mayores preámbulos, la historia del día: Duerme el puma, como jugando unos ratoncillos fastidian su sueño; enfurecido prende a un juguetón que pide clemencia por su insolencia, dejando ileso al preso benevolente se ufana; hoy por mí, mañana por ti, es la consigna de los fumacaca; más tarde en plena caza cae el puma prisionero en red oculta, desde la maleza ruge, tronando la selva; muy diligente el ratoncillo lo siente, royendo su auxilio lo saca del enredo. Un rey siendo salvado por un plebeyo, se habrá visto; ser generoso, seguro que conviene pero al status quo no mantiene.
 
CRÓNICAS DEL BASURERO USURERO ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates