SÍNDROME LE PEW

“All is love in fair and war”
Pepe Le Pew
Su personaje era todo lo que no pudo ser, Charles Jones era tímido y nada pretencioso, su acercamiento a las mujeres era virtualmente nulo; contrariamente su creación fue todo un Don Juan apestoso, enamorando a zorrilla que se le cruzase en el camino. Pepe representa ese lado que nos dice: “Flaquitas, flaquitas”, siguiéndolas hasta encontrarlas; a pesar de las negativas permanecemos ahí, todos necios, sin entender un “no” como respuesta y comprendiendo el rechazo como una invitación; la causa de semejante repulsión es aquel hedor propio de su especie, lo sensato sería juntarse con otra hedionda, pero inconscientemente le gusta ser desechado al ir en busca de gata negra que por casualidades del destino termina con franja blanca en su espalda; fijo lo rechaza, lo maltrata e incluso le pega; sin darse por vencido es terco, acosador si trabajara en oficinas, recibiendo múltiples acusaciones de acoso sexual, sólo persigue amor y recibe golpes; no por ello deja de disfrutar ese viaje, no es una obsesión, mientras que ellas corren para huir lo más lejos posible, Pepe tranquilamente da brinco tras brinco; sin apuro alguno siempre está un paso adelantado, soltando piropos a diestra y otorgando besos a siniestra; lo paradójico resulta al ser él objeto de la persecución, como perseguido actúa naturalmente y sale despavorido, rehúye lo que una vez deseó.
Nos es esquivo cuando lo ansiamos, molesto cuando nos pretende.
 
CRÓNICAS DEL BASURERO USURERO ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates