FORDGOTTEN SUCCESS

Un año antes de dar inicio a las hostilidades mundiales, con una Gran Cruz de Águila fue condecorado Henry Ford, la más alta condecoración que los nazis otorgaban a extranjeros; no fue galardonado precisamente por haber creado la cadena de ensamblaje móvil, tampoco por su modelo T; primer automóvil del pueblo, simple, bastante resistente y baratito; justamente por eso no fue premiado por la Alemania Nazi, tampoco por pagarles a sus obreros el doble del sueldo mínimo, menos por las escuelas experimentales que fundó ni por su rectitud o su gusto por música country; sino recibió esta distinción por su recopilación antisemita The International Jew, The World’s Foremost Problem. Los culpaba de guerras, faldas cortas y jazz entre otras cosas, hombre totalmente convencido de una conspiración internacional de banqueros sionistas; aparte este empresario de Detroit no sentía aprecio hacia sus empleados, las condiciones laborales eran paupérrimas; parecían prisiones donde los trabajadores eran intimidados, amenazados, aterrorizados y acosados por un grupo llamado Starmen, expresidiarios y matones profesionales; todo un dictador, gobernando a través del miedo, como el infierno en la tierra; contrario a sindicatos, huelgas y disturbios no faltaron en sus fábricas pero Henry Ford era un pacifista, su arrogancia lo arrastró a Europa en plena gran guerra creyendo traer paz con su presencia; se nota que era abstemio, amante de pájaros y soja e hipócrita.
“Si hay un secreto del buen éxito, reside en la capacidad para apreciar el punto de vista del prójimo”
Henry Ford

1 EXPRÉSATE:

Vanity

Nadie debería poder juzgar a nadie por las faldas cortas. Ni debería permitirse la gente abstemia. Gracias por la nota histórica del domingo. Lo primero vinculado al S.XX que leo hoy.

Saludos,



VD

 
CRÓNICAS DEL BASURERO USURERO ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates