FLOR DE UN DÍA

“Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa que el que sucumbe, pero jamás el que abandona”
Thomas Carlyle
Bougainville sin abandonar capituló los últimos territorios de la Canadá francesa, estableció la primera colonia en las Malvinas, aunque al final los británicos terminaron adueñándoselas también; el primer francés en realizar una circunnavegación global, en su paso por Sudamérica su equipo científico a bordo descubrió planta hermosa como muchas y tenaz como pocas, cuyo nombre lleva el del capitán. Buganvilia, trepadora de hoja perenne, abriéndose camino siempre hacia lo alto; resistente como pocas y preciosa como muchas, soporta casi cualquier clima, además florece todo el año, inflorescencia de todos los días; son de esas constantes, sin abandonar y con esfuerzo perpetuo para florar todo el tiempo. Los cactos también resultan fuertes aunque casi nunca afloran, su empeño es esporádico aún en las mejores condiciones, sus capullos contienen lo que se conoce como flor de un día; como aquel enorme trabajo de las mujeres estadounidenses durante la última gran guerra, reemplazando a los que luchaban al otro lado del océano; encomiable labor la de estas féminas para industria ávida de producción y falta de personal, probaron que podían; como aquel póster icónico de Rosie the Riveter, empuñando brazo remangado y lista para remachar, con el slogan “We can do it!”; digno de encomio para el supuesto sexo débil, mostraron no serlo por naturaleza sino por convicción; al terminar las hostilidades, la mayoría de ellas regresó a sus faenas hogareñas, todo fue flor de un día; demostraron poder, al igual que no querer.
Flor de un día, rocío de primavera.
 
CRÓNICAS DEL BASURERO USURERO ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates