FÁBULA: EL OSO PEREZOSO Y LA PANTERA

En la oscura y silente selva un oso perezoso estaba en pleno, realizando completamente su ser; acostumbrado a ruidos selváticos dormitaba en calor infernal, cuando la anomalía sucede, de pronto escuchó un llanto espantoso y estremecedor; si alguna vez has escuchado el lamento gatuno, no es ninguna sinfonía sino el espeluznante sonido del sufrimiento, ahora imagínatelo en felino más grande; el rugir de la pantera era escalofriante, aparte de molesto. Dentro de su pereza y oculto en la penumbra el oso no pudo evitar preguntar: “¿Qué tragedia más grande debe haberte acontecido?”, la afligida pantera sin importarle remitente respondió: “¡Ah! Mis vástagos, han raptado a mis críos, a mis pequeñines se los han llevado.”; confundido y lento hasta para pensar replicó: “Si siempre has gritado de esta forma, de seguro te los quitaron por loca.”, devastada la madre ni prestó atención, ya sin fuerzas dijo: “Han sido ellos, lo sé. No es la primera vez que vienen con sus rifles. Nos adormecen para llevarnos a quién sabe dónde.”; aclarada la situación para el perezoso, exclamó: “Ya veo. Un caso típico de cazador cazado. Si así se lamentaran todas las madres de los muchos que devoras, esto sería una cacofonía todos los días. Consuélate como ellas y que tus querellas no nos quiten el sueño.”. A vosotros tribulantes mortales, condenados a dicha y desdicha; creyendo ser la excepción a esta regla, no nos damos cuenta lo helado del mar hasta que este nos llega a los pies.
Toleramos la pena siempre y cuando sea ajena.
 
CRÓNICAS DEL BASURERO USURERO ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates