BOOKWORM

Desde lo más recóndito del Perú más profundo apareció una figura de fama internacional, ícono clásico de la literatura infantil, Paddington Bear; oso humanoide de muy buenas costumbres, siempre bien intencionado pero lamentablemente siempre en aprietos; como nadie podía entender su nombre peruano, lo llamaron por el lugar donde fue encontrado, su real nombre no era muy comercial, Pastuso. Al igual que este simpático personaje de ficción, Ron Arad es un expatriado, huyó del servicio militar obligatorio, de Tel Aviv fugó a London; ambos usan sombreros, uno heredado de su tío que terminó en una casa de retiro en Lima y el otro por calvicie; incluso comparten la misma visión positiva del mundo, en pro de todo y en contra de nada. Este judío de adopción inglesa es un creativo por excelencia, diseñador por trabajar con los industriales y artista debido a los coleccionistas; sus experimentos lo llevaron a nuevos materiales y su ingenio innovador lo coronó en nuevos diseños, de entre estos sobresale uno muy icónico, el Bookworm; una biblioteca cuya forma está circunscrita en la imaginación del dueño, utilizando las líneas más sensuales entre todas seduce la monotonía de cualquier librero, convirtiéndolo en un estante sinuoso. Bella representación del futuro de la lectura hoy, nuestros libros solamente serán sacados de aquellas bibliotecas que te transportan de un lado para otro, cuyo peso sólo lo constituyen sus inquilinos; esas bibliotecas continuas, sin fin y menos comienzo; bibliotecas, las virtuales.

3 EXPRÉSATE:

Javier

qué tales personajes, eh...

Riforfo Rex

Un "sinuoso" tipo, el tan Ron Arad. Lo que no entiendo es su relación con Paddintong, mi oso viajero favorito.

gla.

He leído tu texto y me ha gustado
Que tengas un buen año...

 
CRÓNICAS DEL BASURERO USURERO ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates