HOLD ME TIGHT

“Todo chiste, en el fondo, encubre una verdad”
Freud
El padre de la literatura psicoanalítica amaba fumar y literalmente su adicción terminó matándolo, cáncer de paladar, parece chiste pero no; pues si lo fuera encubriría una verdad mucho más impresentable, Sigmund fue cocainómano; alegaba ser más creativo y productivo o invocaba espíritu investigador, se consideraba adicto al trabajo mas no a la coca; exploró la sexualidad, no la suya pues cumplió celibato la mayor parte de su historia; finalmente dio con sus teorías en pleno estado catatónico, previo tiro. Su consultorio se ubicó en Viena, curiosa ciudad con doble moral, guardando las apariencias por un lado y de otro interesándose por temas sexuales; también ese centro cultural albergaba el taller de otro artista, Gustav Klimt; obsesionado con pelirrojas y mujeres en general, todas sus modelos pasaban por caja y como era reconocido sexo no le faltaba; si no estaba pintando acariciaba a sus gatos, vestido con una sola túnica azul, sin nada debajo, presto para montarse a la primera que entre en su estudio; muchas pasaron pero las únicas que se quedaron fueron sus hermanas y madre, jamás pudo escapar de ellas, nunca fue padre sólo tuvo hijos ilegítimos. Ni escribió ni habló sobre su trabajo o sobre él, cualquier cosa que quisieran saber preguntarle a su obra; le asustaba la intimidad, no llegó a intimidar plenamente con fémina alguna, por eso en sus cuadros aparece recurrentemente el abrazo; no es cualquier caricia, momento efímero donde dos se funden en uno solo y eterno.
“Nothing works better than to have someone you love hold you”
John Lennon
 
CRÓNICAS DEL BASURERO USURERO ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates