REY VENCIDO

El cuadro era impresionante, como aquellos donde la palabra gloria no se acerca a representar esa sensación de excelsitud; era una pintura claramente organizada, estructurada geométricamente; donde las figuras en primer plano sobresalían del fondo poco resaltado para atraer miradas, parecía uno del pintor de la revolución. Louis David, principal exponente artístico de los principios de la Ilustración; hombre del momento en sus tiempos, tuvo el privilegio de alojarse en el Louvre; el delfín Louis le Dernier, le encargó un par de trabajos como alegorías sobre la lealtad al estado, salieron bastante revolucionarias; a los años Louis XVI subiría al patíbulo acusado de traición a la patria, ejecutado con el voto del artista en la Asamblea Nacional, sin importarle que haya sido su antiguo mecenas; después pintaría a Napoleón con su estilo imperial, siempre alineado al poder de turno, porque era el maestro de los vencedores. En este cuadro, justamente había un vencimiento, un enorme león abatido por un solo hombre; cuando el rey de la selva fue a observar esta magnifica obra de arte se indignó por contemplar semejante ultraje, no se podía quedar callado: “Veo que el triunfo se lo han adjudicado, pero han sido engañados por el que lo pintó. Con la capacidad de recrear una ficción los cautivó. También seríamos ganadores si supieran pintar los leones.”
¡Victoria! Para quién la escribe.

1 EXPRÉSATE:

{{El Diablo}}

El gran problema de la historia, precisamente: los vencedores son quienes dan la versión oficial.


Saludos Enfermos.

 
CRÓNICAS DEL BASURERO USURERO ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates