JOUR DE L’AN

Para entender el tiempo, lo hemos categorizado en periodos repetitivos, conocidos académicamente como ciclos orbitales, que se presentan una y otra vez; el cambio entre una y otra es fin y comienzo, inicio y final. Cada nuevo principio o conclusión significa festividades, muchas y alborotadas; una vez terminadas, todo es destrucción, como la visión de un campo de batalla regado de bajas; por la devastación generada debe haber sido una lucha espectacularmente dura, cosa seria, tanto así que la primera mañana se convierte en un cementerio; los pobres sobrevivientes no entienden el porqué de tantos muertos por todos lados, cuanta desolación los asola, cadáveres esparcidos por doquier. Lo que queremos es morir de una vez, darle sentido a lo vivido; y siempre que lo logramos despertamos otra vez en esta horrible pesadilla, sólo queremos seguir soñando, dedicándonos a los placeres efímeros; más literal no puede ser, nos divertimos hasta desfallecer, hasta que el cuerpo no de para más; nos transformamos en escombros gracias a los excesos, son aquellos los causantes de nuestro propio aniquilamiento; ya que, repitiéndolo una vez más por favor, lo que queremos es morir de una vez, darle sentido a lo vivido; cada quién festeja como más le agrade, aunque lo que la hace especial no es su trascendencia temporal sino su exageración monumental.
Sublime desahogo tremendo estrago.

4 EXPRÉSATE:

carlos de la parra

Cierto mucho de ésto.
Hay quienes viven sin ver más allá del hedonismo, es cuestión de cultura y experiencia como todo.

Liliane

Tal vez no sea cuestión de querer la muerte al fin y al cabo sino de flaqueza/debilidad. No cortamos el tiempo para entenderlo. Cortamos el tiempo para hacerlo soportable. Cuando todo nos va mal en un cierto período, se inicia el otro y las esperanzas se hacen vivas de nuevo. Nos decimos a nosotros mismos que ahora todo será mejor. Un día creeremos en esto y todo efectivamente nos vendrá de estupendo.

Feliz Natal(así se dice en portugués)!!!


Abrazos desde Brasil

madroca

Cuantas veces nos hemos repetido, (y nos repetiremos) nunca más, a partir de hoy cambio total, y un montón de zarandajas más que nos duran el tiempo que dura la resaca.

Saludos

ANTONIO MARTÍN ORTIZ.

VTINAM BONAE FAVSTAE FELICES FORTVNATAE TIBI OMNIBVSQVE TVIS SINT FERIAE!

Vtinam bonae, faustae, felices, fortunatae tibi omibusque tuis sint feriae!

¡OJALÁ LAS FIESTAS TE SEAN BUENAS, PROPICIAS, FELICES, AFORTUNADAS, PARA TI Y PARA TODOS LOS TUYOS!


¡Ojalá las fiestas te sean buenas, propicias, felices, afortunadas, para ti y para todos los tuyos!


Antonio Martín Ortiz

 
CRÓNICAS DEL BASURERO USURERO ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates