FÁBULA: LA LIEBRE Y LA TORTUGA

El alboroto reinaba en el reino animal, todos inquietos se encontraban; la tan anhelada competencia iba dar inicio, la competición del fin de los tiempos estaba a punto de comenzar, las apuestas crecían a medida que la cuenta regresiva terminaba; cada vez más y más animales se concentraban, unos esperaban junto a la meta para conocer al ganador, otros presurosos por ver la salida. Las preferencias se inclinaban hacia la velocista; sin embargo, esta no era una carrera de velocidad sino de resistencia, por eso la tortuga también tenía su fanaticada, además en el pasado ya había salido victoriosa cuando todo el mundo la daba por vencida. La hora de la verdad llegó y los competidores listos en el punto de partida estaban, el griterío en las tribunas era ensordecedor pero al fin se escuchó la señal; la liebre salió tan rápida que se perdió rápidamente en el horizonte, la tortuga, en cambio, avanzaba a paso lento pero seguro; jamás se detuvo ni se distrajo con nada, persistió hasta alcanzar su meta y lo logró, después de varias horas arribó al fin, para cuando llegó ya todos celebraban campeón.
El logos dice que aunque seas persistente, tienes que reconocer tus limitaciones.

4 EXPRÉSATE:

Sil

JA!
Me encanta Basurero que destruyas así los estereotipos.
Te adoro !!
BESOS a paso de tortuga

Artemisia

:) .. reconoce tus limitaciones??? ... mm buen punto, sin embargo, todo es posible si dejas de lado tus limitaciones

salu2..

Reyeno

Pero sin embargo si conoces tu límite sabras el punto de donde deberas partir la próxima vez para llegar a tu nuevo límite. Y no todo es posible en tierra de tortugas.

Mariana Soffer

Que creativo! la que yo conozco con la liebre y la tortuga es la paradoja de zenon, en la cual se plantea que la liebre en realidad nunca deberia ganar la carrera a la tortuga ya que nunca termina. De lo cual podria inferirse que da lo mismo ser tortuga o liebre, rapido o lento.

 
CRÓNICAS DEL BASURERO USURERO ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates